Ataxia

La casa de puponelandia.com recibe muchos huéspedes, y no me refiero a mi pagina web, sino a nuestra casa en España. Desde hace unos años tomé la decisión de crecer mi hijo con la posibilidad de tener su mente abierta y no tener miedo a la gente. Claro está que lo hago de forma segura, no vamos acogiendo a cualquiera!

La semana pasada mi amiga italiana Cecilia me envió un mensaje donde me pedía ayuda por un amigo, Ian, un escoces que anda por España en kilt para concienciar la gente sobre su enfermedad, la Ataxia. Ella lo conoció en Murcia, donde él se quedó unos días. Siguió su viaje, pero en Almeria unos hombres lo atracaron. Él consiguió defenderse con el bastón que lleva para caminar, además tenéis que saber que Ian mide por lo menos 1,90, así que es muy alto. Pero se lesionó el tobillo. Entro en el Hotel HN de Almeria, adonde relató lo que le había pasado, pero no recibió ayuda. Es más, lo echaron del hotel sin llamar a una ambulancia o a la policía. Y aquí no voy a decir lo que pienso de la persona que lo atendió, que ni siquiera ofreció un vaso de agua a una persona necesitada y asustada.

Ian pasó la noche en la estación de los buses, y el día siguiente salió llegando en Málaga, en el aeropuerto, el sitio más seguro adonde quedarse para hacer mente local de lo que le había pasado y sobre todo descansar, ya que por culpa del tobillo no podía andar mucho.

Así que cuando Cecilia me relató lo sucedido no me lo pensé dos veces en ir a recogerlo. Ahora iréis pensando: ¿Esta loca acoge a un desconocido en su casa, así sin más? Claro, era un desconocido, estaba a 50 km de mi casa, y encima no sabía casi nada de él. Pero necesitaba ayuda, y la verdad, vamos a decirlo, que en Facebook puedes compartir lo que sea, pero la mayoría de la gente no va a mover un dedo. Yo me imaginé a esta persona y sus condiciones, y de dejarlo en el aeropuerto sin ayuda no me dio las ganas.

Se quedó unos días aquí. A pesar de su enfermedad, que como él la describe en su pagina web, “Ataxia. It’s like Multiple Sclerosis ganged up with Parkinson’s, and played a dirty trick on Cerebral Palsy” (“Ataxia Es como Esclerosis Múltiple asociada con Parkinson, jugando sucio en Parálisis Cerebral”), Ian es una persona solar. Sonríe, te cuenta de él, de su enfermedad, de sus proyectos y de sus viajes.

A pesar de lo que pasó en Almeria, donde su viaje acabó, ya que su tobillo no le permite seguir andando, ha caminado 500 km!!!

Ian te hace entender que a pesar de todo él sigue luchando. En unos años, ya que la Ataxia, de momento, no tiene cura, él podría estar en silla de ruedas. Y mientras él cuenta todo esto tu, que llevas una vida normal, con sus problemillas, como la mayoría de la gente, te sientes afortunada. Por que tu hijo tiene salud, tu la tienes, y todo sigue adelante sin más.

En mi vida, lo admito, necesité ayuda, varias veces. La verdad, de quien no me lo esperaba recibí más de lo que pedía. Y en estos años no he parado de ayudar, según mis posibilidades, a otra gente. No tienes que esperarte nada a cambio, lo admito, porque no siempre te lo agradecen. Pero el Karma no se olvida de ti! (En nuestra casa creemos en muchas cosas, sobre todo las que nos dan paz y alegría).

Ayudar a la gente no es difícil.  Compartir algo en Facebook es sencillo, ya lo sabemos, pero actuar es lo mejor. Los que me conocen me dicen has hecho algo increíble. No, yo hice algo normal que todos tendrían que hacer, ni más ni menos. No me siento un héroe, es más, pienso que habría podido hacer más por él, pero soy una persona normal con mis debilidades.  El hecho es que pienso en mi hijo, en su futuro. En este mundo tan “virtual” ya no nos damos cuenta que compartir algo en las redes sociales no lleva a casi nada. Sí, la gente va leyendo y conociendo cosas que antes desconocía, pero en la vida real necesitamos acciones.

Puede que nuestros hijos necesiten, en el futuro, la ayuda de un desconocido. Vamos a dar un buen ejemplo, seamos los primeros en ayudar a los demás. Vamos a enseñarle que hay buena gente que nos necesita. Vamos a decirle que no toda la gente es fiable, que hay que tener cuidado, por supuesto, pero que también el sexto sentido nos guiará hacía quien de verdad necesita esa mano.

Pues mi “trabajo” con Ian no ha terminado. Si queréis saber más sobre este Escoces en kilt visitar su web www.kiltedwalker.com, mientras que para saber más sobre Ataxia podéis visitar esta web www.ataxia.org.uk ayudando con unas donaciones. Podéis seguir el viaje de Ian en Facebook.

En la foto podéis ver a Ian, mi niño y, por supuesto, a mi. Notar la diferencia de altura. La próxima vez que lo encuentre tendré que acordarme de ponerme zapatos de tacones, que parezco una enana comparada con él! Yo soy bajita, pero él, os aseguro, es muy alto!

Ian, te deseamos mucha suerte. España ha sido una aventura que seguro no olvidarás, y nosotros esperamos que te recuperes pronto (el día 13 de noviembre ha vuelto a Escocia) para seguir tu siguiente viaje, que, os lo aseguró, os tendrá enganchados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s