¿Por qué comprar algo hecho a mano?

Cuando eres joven quieres conformarte. Así que compras lo que la mayoría de la gente tiene. Los mismo zapatos, el mismo jersey, el vaquero que mola, el bolso que la moda escoge para esa temporada. En fin, entramos en las tiendas y escogemos la camiseta que llevarán puestas miles de personas.

Creciendo cambiamos de gustos. No todos, sea claro. Pero algunos preferimos tener algo único. Así me pasó hace años. Cansadas de llevar una camiseta para nada original, que podía ver puesta en otras tantas mujeres, decidí pintarme algo que me gustara de verdad. Lo mismo hice con mi hijo. Una sudadera gris sin dibujos, igualita a lo que llevaba otro niño de su clase. La primera vez que ese niño cogió, por error, esa sudadera, al devolverla pensé que tenía que hacerle algo para que mi hijo no la perdiera. Empecé a crearle algo único que sólo él tenía. Así que después de la sudadera gris pasé a la azul.  Pero mi hijo no se conformó con eso, y empezó a pedirme todo lo que le gustaba más y que no encontrábamos en la tiendas. Así fue con la camiseta de Iron Man, y con las de Yo Kai. Gustó tanto que un niño de su clase quiso una, escogiendo él mismo el dibujo, por supuesto.

También me encontré a hacer disfraces de última hora teniendo que darle un toque distinto, como lo del pirata, donde luego añadí otras cosas hechas con cartón.

Esto fue el comienzo para mi. No descarto, un día, aprender a coser para hacer cosas más originales aún.

En casa también estaba cansada de tener lo que todos tienen, sobre todo en las paredes. Que comprar un cuadro en el chino, o una foto en Ikea, no es lo mismo que tener algo hecho por mi misma. Así que además de pintar mis cuadros, me puse a crear más cosas, para sentir que este piso, donde ahora vivo, es “mio”.

Y luego pensé, ¿Porqué no hacer algo original también para mis amigos? Cada vez que hay que comprar un regalo me encontraba con la duda de lo que le podía gustar a la tal persona, que fuera de la familia o un conocido. Caer en el clásico perfume, llavero, y todo lo que surja, que puede que ya lo tenga, que puede que ya se lo hayan regalado, me dejaba con la duda. Cansada de todo esto decidí hacer regalos “a medida”. Y como soy una artista, no fue difícil escoger. Pinté una tabla entelada de One Piece por que no encontraba nada que me gustara relacionado con ese Manga, otra de un Árbol, siguiendo con mis piedras pintadas a mano. Mis amigos reciben algo hecho por mi, adonde pongo mi tiempo, mi creatividad, y sobre todo mi amor. Recibir un regalo hecho a mano es, según mi opinión, algo que te da la idea de cuanto esa persona haya puesto en el.

¿Y si no sé hacer algo así? ¡Pues lo compro!

Está claro que el hecho a mano no sale barato como en las demás tiendas. El hecho a mano requiere más de lo que uno se imagina. Horas de pruebas, búsqueda de materiales, gastos de material. En mi caso una buena pintura acrílica, los lienzos, el barniz, los pinceles (que tengo que cambiarlos cada pocas semanas!), tablas enteladas. Y no sólo esto, sino también el envoltorio. Tengo que pensar como preparar un paquete que resulte interesante, bonito, pero al mismo tiempo que no se rompa cuando lo envío. ¡Lo único que me sale barato son las piedras que recojo en la playa!

Como de joven nunca tenía dinero para comprar estas cosas, tuve que dejarlo. Pero los años pasan, y no querría ya conformarme con lo que todos tienen. Me cansé de comprar lo que la mayoría compra. Prefiero gastar menos, pero mejor.

En diciembre me hice un regalo. Buscaba un bolso distinto. Busqué en la red, y me puse en Etsy. No soy una de las que compra a lo loco, ya con decir que me tiré un mes para decidirme con el bolso lo dice todo. Pero lo encontré. Al final, tengo que ser sincera, me costó casi cuanto uno de tienda, aunque estaba hecho a mano. Tampoco en el mercadillo semanal encontraba cosas baratas, y a decirla toda el año pasado el único bolso que me gustaba me lo querrían vender por más de lo que compré por internet. Así que comparándolo no salió mal escoger algo hecho a mano.

Siempre pensé que el hecho a mano fuera demasiado caro. Al final he cambiado de idea. Claro hay cosas por todos los bolsillos, pero hay más oferta. En los mercadillos artesanales hago lo mismo. Busco siempre algo distinto.

La sensación de tener en casa o de llevar algo que solo yo tengo me gusta. Cada pieza tiene algo, una linea, un color, ese algo que lo hace diferente. El hecho a mano, al final, no sale tan caro. Y es por eso que ya no me conformo con lo que todos quieren. Prefiero algo distinto, algo único. Algo hecho sólo para mi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s